Una de las principales razones por las que mucha gente evita los proyectos de decoración de interiores es porque temen cometer un error costoso—¿y a quién no le preocuparía? –. Para darte la confianza necesaria para comenzar tu propio diseño de ensueño—y claro, para hacerlo bien a la primera—hemos elaborado una lista de los X errores principales de diseño que podría estropear todo tu diseño. Ahora sabrás qué buscar y cómo regresar al bueno gusto y el estilo.

1. Elegir la pintura primero

Mientras que la pintura es, en muchos sentidos, una de las partes más grandes en cualquier diseño interior—y literalmente cuando se trata de la cantidad por centímetro cuadrado—eso no significa que necesariamente deba ser la primera cosa que elijas.

Solución: Una vez que hayas acomodado algunos de los muebles más esenciales—alfombras, almohadas, cortinas, tapicería—es relativamente fácil elegir un color de pintura para tus paredes. Encontrar telas que verdaderamente te gusten después de haberte comprometido con un esquema de pintura es mucho, mucho más difícil.

2. Comprar muebles sin haberlos medido

Es difícil juzgar la escala de un mueble cuando lo ves en un amplio piso de exposición en la mueblería local. Es por eso que muchos se sorprenden cuando descubren que la hermosa mesa que vieron en la mueblería parece que se come toda la habitación ya que está en su sala de estar.

Solución: Si conoces las medidas para las que estás comprando, deja que los números fríos guíen tus ojos para evitar que algún mueble te juegue un mal truco. Mide—e incluso marca con cinta—el área disponible para cada pieza principal y así podrás calcular un rango de tamaño aceptable. Trae esas medidas contigo cuando vayas a comprar muebles y aférrate a ellos, así no te enamorarás de un amor imposible.

3. Nunca hacer una elección audaz

Nadie quiere pasar un fin de semana extra pintando un error del fin de semana anterior, pero nunca tomar una decisión atrevida puede hacer de una habitación un espacio demasiado suave o aburrido.

Solución: ¡Corre riesgos de vez en cuando! Si eliges pintar una pared—pero recuerda, ¡sola una! —de un color dramático, tu habitación se llenará de energía. Si después de pintar la pared te parece imposible vivir con esa elección, puedes cubrirla con piezas ligeras, como arte de pared blanco, o muebles de color neutro, y así lograrás bajar un poco la intensidad del color. Y en el peor de los casos, si te cansas de la pared, puedes cambiar el color sin ningún problema.

4. Siempre hacer elecciones audaces

Lo contrario al error anterior es esperar que cada pieza en la que inviertes sea un espectáculo deslumbrante. Incluso en espacios demasiado dramáticos, algunos elementos simples pueden darle balance y coherencia a la habitación. Es como cocinar: una maravillosa receta puede tener especias deliciosas, pero también necesita de la humilde sal para ayudar a que el sabor destaque.

Solución: Si tienes una pieza de arte intrépida, cortinas dramáticas, o tapices vibrantes, deja que otras piezas—el sofá, o una larga alfombra, sean hermosamente sencillas. Al elegir un nuevo elemento para agregar a la habitación, asegúrate de considerar cómo cabrá en todo el esquema, en lugar de simplemente tomarlo por su valor individual. Un cojín de color sólido tal vez no parezca demasiado atractivo cuando estás de compras, pero podría ser justo lo que tu espacio necesita.

¿Haz cometido alguno de estos terribles errores? No te preocupes, ¡muchos hemos estado ahí! El hecho de que hayas sido víctima de una—o muchas—de estas prácticas equívocas de la decoración de interiores, no significa que debas mantenerte alejado del buen gusto y el estilo para siempre. Muchos de estos errores pueden solucionarse sin mucho esfuerzo, y en Casa Muebles te queremos ayudar a lograrlo. Encuentra en nuestra tienda todo lo que necesitas para volver al buen camino de la decoración y no olvides estos consejos para evitar caer en la misma zanja.

Leave a reply

Your email address will not be published.