Hay un montón de razones para renunciar a las explosiones de rosa y a los abrumadores azules para la decoración del cuarto de una niña y un niño, respectivamente. Tal vez seas de los que prefieren margen de este tipo de tradiciones. Tal vez eres un fanático de esta tradición, pero tengas a un niño y una niña compartiendo una habitación individual, por lo que decorar sólo de rosa o azul no tiene mucho sentido. O tal vez, tu pragmática mente no quiera s tener que remodelar por completo el cuarto de tu pequeño una vez que se canse de estos colores.

Cualquiera que sea tu razón para querer decorar de una manera más neutral y menos basada en el género, la decoración de esta habitación no tiene por qué convertirse en una cueva amarilla pálida. Sigue leyendo y descubre estas 3 paletas de colores que te sugerimos para el dormitorio de tu pequeñito.

Antes de elegir los colores

Antes de decidirte por una paleta específica para la habitación de tu hijo o hija, comencemos por la manera en que incorporarás eses colores—los que sea que elijas—en el esquema decorativo de la habitación. Primero, para crear un espacio divertido y que a la vez sea estéticamente agradable, comienza por elegir un color neutro para las grandes superficies, como las paredes y el piso. Una vez que tengas el color predominante en su lugar, puedes agregar colores adicionales específicos según las preferencias de cada niño o niña a través de detalles como los cojines, las cortinas, o la ropa de cama.

Mientras planeas, procura no aferrarte a la idea de un color sólido coordinado por toda la habitación. Después de todo, todo padre sabe que la habitación nunca va a permanecer 100% limpia y ordenada por mucho tiempo. Establece tu esquema de color predominante, pero prepárate para que se le una un estallido de colores por todas partes con los juguetes y dibujos de tu pequeño. Así son los niños. Sin embargo, un fondo de colores bien elegido puede ayudar a que este inevitable caos parezca un poco más contenido.

1. Blanco y negro

Puede que este par de colores no sea la primera combinación que cruce por tu mente cuando piensas en el cuarto para tu hijo, pero con la ayuda de pintura para pizarrón—como en la imagen—, se convierte en una brillante opción para niños—independientemente de su género. Además, una pared pizarrón permite a los niños dar rienda suelta a su creatividad sin arruinar el resto de las paredes de tu casa. La combinación de blanco y negro puede servir como un lienzo en blanco—¿o deberíamos decir obscuro? —para cualquier otro color que desees agregar.

2. Rojo y azul

El rojo es un color icónico para todo tipo de actividades y temas para niños pequeños. Piensa en juguetes como un camioncito de bomberos, o en un acolchado con parches de fresas. Y cuando se combina con el azul—ya sea un azul marino, un turquesa, o incluso un azul pálido—esta paleta de colores es la opción ganadora para un fondo neutral—en cuanto a género, por supuesto—para un dormitorio compartido.

Intenso y vibrante, el rojo es un color más adecuado para elementos más pequeños y discretos en la habitación, como la ropa de cama, una silla, o las piezas de iluminación. Balancea este brillante color incorporando grandes cantidades de azul en el resto del espacio, como, por ejemplo, en las paredes o alfombras.

3. Explosión multicolor

Este es el resultado de combinar más de dos colores en una sola habitación, y es también una gran manera de complacer la creatividad de tu hijo sin tener que elegir sólo uno o dos colores para su habitación.

Al ir por este deslumbrante aspecto colorido, selecciona al menos un elemento multicolor para cubrir una gran superficie en la habitación. En otras palabras, busca agregarlo en un solo elemento que se convierta en el punto focal del espacio. Por ejemplo, estas persianas inspiradas en el arcoíris son un elemento que agrega diversión a una habitación que de lo contrario sería demasiado tranquila—al menos para un niño.

Y para evitar que tantos colores se vuelvan un caos, equilibra tu explosión multicolor con otra gran superficie en un color neutro, como las paredes o un mueble grande.
El rosa o azul de pies a cabeza—o de piso a techo, mejor dicho—es cosa del pasado cuando se trata de la paleta de colores para la habitación de tu hijo o hija. Piensa fuera de la caja e inspírate con estos sencillos consejos para conseguir un esquema decorativo divertido para tu hijo, pero de buen gusto para ti. Y por supuesto, no te olvides de visitar Casa Muebles para encontrar todo lo que necesitas para inyectar nuevos colores al dormitorio de los pequeñitos. ¿Qué te parecen estas ideas? ¡Compártenos tus comentarios!

Leave a reply

Your email address will not be published.