Si estás cansado de los interminables desfiles de blancos y grises en tus habitaciones que no hacen más que aburrirte—¡o deprimirte! —, tal vez sea momento de un cambio. Y con cambio nos referimos a una inyección de color. Quizás agregando colores felices y divertidos en tu decoración, te ayude a salir de ese oscuro lugar emocional. Pero en lugar de lastimar tu pupila, y la de tus invitados, agregando azul rey en las cuatro paredes de tu habitación, procede con moderación al agregar matices efervescentes en tu hogar, pero siempre ve ¡a lo grande!

1. Pared de acento

Es complicado tener éxito con un color sobresaturado en las cuatro paredes de una habitación. Pero si te limitas a una o dos de ellas, o incluso a una pequeña área, obtendrás todos los beneficios de una inyección de color divertida sin que el color se apodere de todo el espacio.

En un dormitorio, te recomendamos pintar de un color divertido la pared de la cabecera, ya sea toda la pared o sólo una parte de ella, para anclar la cama y crear un punto focal en la habitación.

2. Gabinetes pintados

Poco a poco, el público parece alejarse del estilo de cocinas blancas de techo a piso, y en su lugar, están optando por colores sorprendentes e inusuales para sus gabinetes. Por supuesto, una cocina revestida de pared a pared de un verde vibrante o un rosa brillante sería demasiada intensidad visualmente. Pero al limitar el color a un grupo de gabinetes, e incluso a la isla de tu cocina, agregas la cantidad perfecta de dinamismo con un toque de pintura, sin saturar tu espacio.

3. Piezas de arte

Este espacio evita e común error de olvidarse de balancear la decoración del espacio decorando las paredes de una habitación demasiado alta. Mantener solo la decoración de abajo puede hacer que la habitación se sienta demasiado amontonada—sin mencionar que la parte superior se ve triste y abandonada.

Las piezas como sofás, sillas, y mesas, obviamente—a menos que tu apellido sea Dalí—, tienen que estar en el piso. Pero no debes descuidar la parte superior de tu habitación, y con eso nos referimos a las paredes. Esta es una oportunidad perfecta para decorar ese espacio en blanco y agregar colores divertidos que le den vida a tu habitación.

4. Muebles

Limita los colores impactantes a solo aquellos elementos que sean dignos de la atención. En un comedor, piensa en usar el color de acento para los asientos. No sólo atraerás atención a tus hermosas sillas, sino que no podrás resistir las ganas de organizar una reunión para presumirlas con tus familiares y amigos. Si en lugar de combinar sillas de diferentes estilos, decides utilizar piezas iguales en tu comedor, lograrás un agradable ritmo visual repitiendo el color alrededor de toda la habitación.

5. Alfombras

Una alfombra colorida puede ser la pieza perfecta de color en tu habitación. Este elemento funciona especialmente si el piso de tu espacio es de un tono neutral—como un piso de madera—; será un fondo perfecto para el color llamativo de tu alfombra.

La decoración del comedor en la imagen está basada en una paleta de colores profundos, pero la alfombra naranja es—en definitiva—el elemento que le da esa inyección de energía, sin restar elegancia al diseño general.

Los tradicionales colores neutrales son elegantes y fáciles de usar, pero pueden ser más deliciosos y disfrutarse aún más con la adición perfecta de color en el esquema decorativo de tu habitación. Sigue estos sencillos y agrega verdes vibrantes, rojos divertidos, azules brillantes, y básicamente cualquier otro color en la lista, sin que tu espacio se sienta invadido por el color. Y tú ¿cómo agregas color a tu habitación? ¡Comparte tus ideas en los comentarios!

Leave a reply

Your email address will not be published.