Es difícil equivocarse cuando se opta por colores neutrales para tu decoración. Pero una pared de acento puede ser el riesgo justo de diseño que tu hogar necesita. Sin embargo, esta hazaña no es tan simple como romper con la apariencia tradicional de tener cuatro muros pintados del mismo color.

Una pared de acento debe atraer la atención correcta a una parte particular de la habitación. ¡Y hay más de una manera de conseguir ese efecto! A continuación, te presentamos 4 divertidas ideas para agregar una pared de acento e inyectar la energía que tanto necesita tu espacio.

CAPTIONS

Agrega un color sólido

La manera más simple de crear una pared de acento es con una brocha y una lata de pintura. Esta es tu oportunidad para agregar ese vibrante turquesa o negro profundo sin que el color se apodere del resto de la decoración. Limita las tonalidades más audaces a un solo muro en tu espacio y deja que se convierta en el foco de atención.

Experimenta con el papel tapiz

Si no estás dispuesto a aplicar 5 capas de pintura para obtener el efecto deseado—y después tener hacer lo mismo sólo para deshacerte de ese vibrante color una vez que te hayas cansado de él—, el papel tapiz es la opción perfecta para ti. Flores, líneas, letras, paisajes—¡las opciones son infinitas!

Galería de fotos

Si quieres crear una pared de acento sin realmente alterar la pared, opta por una galería de fotos. Para un diseño más ecléctico, mezcla marcos de diferentes tamaños, formas y materiales y distribúyelos aleatoriamente. Si prefieres un look más tradicional, cuelga marcos coordinados en filas perfectamente organizadas.

Trabaja con lo que tienes

No trates de esconder esa pared de ladrillos. No luches contra el magnetismo visual de la madera. Si tu espacio tiene una pared de acento natural, permítele convertirse en el foco de atención que nació para ser. Saca el máximo provecho de lo que ya te ofrece tu espacio y disfruta de lo que muchos pagarían por tener.

Leave a reply

Your email address will not be published.