Si quieres actualizar tu cocina, pero una renovación completa no está dentro de tu presupuesto, tan solo necesitas agregar una o dos cosas, y cambiar un poco aquí y allá para obtener los resultados que esperas. Piensa en compras en lugares económicos—como Casa Muebles 😉 –, una lata de pintura, e incluso hijo y aguja si es que estás dispuesto a ello. A continuación, te presentamos ocho ideas económicas para mejorar tu cocina sin tener que remodelarla de piso a techo. ¿Cuál te gustaría probar en tu casa?

1. Muestra tu color favorito

La adición de un color de acento divertido puede ser la manera perfecta de darle personalidad a tu cocina. Al pintar la puerta con pintura de pizarrón roja y escribir mensajes creativos y divertido, el dueño de esta casa le dio un vibrante ambiente rústico a su cocina, pero con mucho estilo. Además, al repetir el color de la puerta en la pequeña bandeja y en algunos detalles de las fotografías, creó un brillante—pero aún bastante discreto—eco de color. El gabinete en un neutro gis oscuro, así como los marcos en la misma tonalidad, contrastan con el vibrante rojo protagoniza. Y ¿sabes cuál es la mejor parte? Que una encantadora puerta como esta solo requiere de una o dos manos de pintura, lo que significa que puedes lograr un look diferente y divertido para tu cocina por tan sólo unos cuantos dólares.

2. Crea interés con los contrastes

Este es otro gran ejemplo de cómo la pintura puede realmente hacer vibrar a un espacio. En esta cocina, al yuxtaponer elementos con diferentes acabados y colores, el dueño creó un espacio interesante y cautivador. El piso de madera, la base del fregadero, y la columna de ladrillos en color negro opaco, le dan a la cocina una sensación industrial y, al ocupar una superficie más amplia del espacio, este color mantiene la paleta de colores bien balanceada. Por otro lado, las decoraciones vintage en color rojo vibrante que cuelgan en la ventana añaden tan solo un toque de color y crean un contraste divertido al que no le podemos quitar los ojos de encima.

3. Agrega una isla inusual

Este carro de fábrica, pintado y actualizado con una hermosa encimera de mármol, inyecta un color divertido a la habitación, además de darle un look industrial. Busca piezas vintage similares que puedas adaptar como islas para tu cocina y no sólo serás dueño de un mueble divertido, sino de uno literalmente único. Dale una capa de pintura en un color que contraste, pero coordine con el resto de la decoración del espacio para añadir drama e interés visual. Verás que después de darle tiempo y amor a una pieza como la de la imagen y traerla al centro de tu cocina, esta nueva isla renovada será tu elemento favorito en toda la habitación.

4. Cose tus accesorios

El dueño de esta casa le dio a esta pequeña esquina de su cocina un nuevo look al coser él mismo nuevos accesorios decorativos. Nuevos asientos para la banca, pequeñas almohadillas, e incluso una cortina confeccionada a mano en colores coordinados decoran hermosamente este rincón de la cocina. Coser tu mismo los accesorios para tu cocina—incluso los manteles o delantales—puede ahorrarte una buena cantidad de dinero. Aún y si no sabes coser y tienes que pagar por la hechura, puedes buscar telas en liquidación o usar retazos que sobraron del proyecto de algún familiar o amigo y, aun así, esta opción será más económica que ir a comprar estos accesorios directamente de una tienda departamental.

Tu cocina puede tener un look completamente diferente agregando o cambiando tan solo algunos elementos de tu actual esquema decorativo. Colores atrevidos, contrastes interesantes, piezas originales y hasta accesorios hechos a mano pueden ser exactamente lo que tu cocina necesita para refrescar su estilo y volver a ser uno de tus sitios favoritos en tu hogar.¿Cuáles de estas ideas vas a utilizar en tu cocina?

Leave a reply

Your email address will not be published.