Cuatro niños, dos adultos—tu haz las cuentas. Hemos sido superados en número. Sin embargo, me rehuso a que mi hogar familiar se sienta como el preescolar.

Además de siempre mantener las cosas en su lugar designado y de reducir en la medida de lo posible las compras de juguetes parara mis hijos, estas ideas de decoración me han ayudado a que los espacios comunes de mi hogar sean aptos para todas las edades sin tener que comprometer el estilo.

1. Usa bancas en lugar de sillas

Una banca en el comedor es un mueble al que tus hijos fácilmente pueden subirse por sí mismos. Además, si combinas un par de sillas tapizadas (no muy apropiadas para los pequeñitos) con una larga banca, lograras un sofisticado estilo alternativo sin tener que renunciar por completo a la comodidad y elegancia de una silla.

2. Prueba un otomano en lugar de una mesita de centro

El cristal es tan bello y elegante como sus esquinas son peligrosas y afiladas. Con niños en casa, es mejor optar por algo más seguro, pero que siga siendo igual de sofisticado y práctico. Un otomano del tamaño apropiado puede remplazar la tradicional mesita de centro de tu sala y, a la vez, evitarte algunas visitar a la sala de emergencias.

3. Limítate a usar muebles infantiles en colores neutros

A veces es inevitable agregar muebles miniatura—pero eso no significa que un rosa chillante tenga que apropiarse de la atención del lugar. Opta por colores neutrales para que los muebles infantiles se mezclen discretamente con la decoración adulta. Tus niños tendrán un espacio para divertirse, y tu seguirás disfrutando de un espacio con estilo.

Leave a reply

Your email address will not be published.