Cuando planeamos la decoración de nuestra casa, probablemente una ventana en el cuarto de baño sea la última cosa en la que pensemos. Lamentablemente, eso deja a muchos de nosotros atrapados en una casa que amamos, pero con un baño que se siente tan encerrado como una caja de zapatos. Después de todo, una ventana hace más que solo proporcionar una hermosa vista al exterior, también agregan ventilación, luz natural, claridad de color, y en general, pueden hacer que un cuarto de baño pequeño, débil, y asilado, se sienta más grande, brillante y acogedor.

Aún y si tu baño no cuenta con una ventana, hay un montón de trucos—bastante sencillos y hasta económicos—para maximizar la luz y evitar que tu espacio se sienta encerrado. Para todos los que están atrapados en un cuarto sin ventanas, hemos recopilado 6 consejos para abrir ampliar visualmente el espacio en tu cuarto de baño. Ya sea que pruebes uno, o los uses todos de una sola vez, con estos consejos seguramente te olvidarás de que tu baño no tiene ventanas.

1. Ve por el blanco

El color blanco es una de las mejores maneras—si no es que la mejor manera—de reflejar luz en un espacio. Es aún más poderoso que un espejo—aunque ya hablaremos de ellos. Pero eso no significa que tu cuarto de baño tenga que ser blanco de pies a cabeza—o te techo a suelo, debería decir—. El efecto de luminosidad y amplitud del uso del color blanco también puede agregarse a través de accesorios. En la imagen, aunque la pintura lleva apenas un toque de color, la habitación aún se siente fresca con los acentos en blanco como la silla, el pequeño tapete, los azulejos y el resto de los accesorios.

2. Aprende a amar el vidrio y otros materiales transparentes

Si no tienes una ventana que permita la entrada de luz, tampoco querrás elementos que alejen la poca que sí tienes. El vidrio y otros materiales transparentes, como el plástico, son ideales para agregar interés y drama a tu baño sin absorber toda la luz de tu espacio. Son, de hecho, particularmente útiles cuando se trata de artículos funcionales para el tocador. Al incorporar piezas de vidrio y plástico sentirás que ellas invaden menos espacio un artículo opaco, y harán que tu cuarto de baño no sólo se sienta más uniforme, sino también, menos abarrotado.

3. Incorpora un tocador de base abierta

Esto hará sin duda mucho más complicada tu labor de almacenamiento, pero si encuentras espacio para tus artículos de baño en un armario, las líneas largas y delgadas de las piernas de un tocador de base abierta te ayudarán a combatir la sensación de estar dentro de una caja. Incluso si incluye una repisa para toallas, tu lavabo aún puede sentirse lo bastante abierto para favorecer a tu espacio. Busca uno que incorpore el color blanco, metales y vidrio para lograr el look ligero que buscas. ¡Perfecto para baños compactos!

4. Usa varios espejos

Considera agregar espejos en lugares inesperados, especialmente cerca del piso. Esto ayudará no sólo a reflejar la luz del espacio, sino también a expandir visualmente el área del suelo en tu cuarto de baño. Otra manera de incorporar este atractivo elemento es con una pared completa de espejo, o al menos con un espejo más grande sobre tu tocador. Así harás que tu espacio se sienta el doble de amplio, y a la vez, harás de tu espacio el punto focal del esquema de diseño para tu cuarto de baño.

5. Iluminación estratégica

Una ventana trae luz horizontal que contrarresta las luces de techo instaladas en nuestro baño. Sin una ventana, todo lo que tienes es luz vertical que apunta directamente hacia abajo. Te lo aseguramos, no te sentirás muy contento cuando te veas en el espejo, es un look nada halagador. Pero hay maneras de regresar esa luz a tu cara—y tu espacio—. Colocar las instalaciones de luz sobre un elemento de cristal o espejo que refleje horizontalmente la iluminación es una solución perfecta para un baño pequeño y sin ventanas.

6. Fíngelo

Tu cuarto de baño no tiene por qué tener ventanas para agregar persianas o cortinas a tu esquema decorativo. Simplemente puedes fingirlo. A lo que nos referimos es que, aún y cuando un baño sí tiene una ventana, las persianas o cortinas generalmente siempre están cerradas—ya sabes, por temas de privacidad—, así que instalarlas en una pared vacía, aún y cuando no haya una ventana detrás de ellas y especialmente si agregas algo de luz—creará una sensación de apertura e iluminación difusa.

Dicen que no sabes lo que tienes hasta que lo pierdes, y eso es especialmente cierto cuando se trata de ventanas. Pero aún y cuando tu cuarto de baño no tenga una, no tienes por qué vivir sin los beneficios de una ventana. Crea amplitud, agrega iluminación, e incluso engaña a tus propios ojos y los de tus invitados siguiendo estos sencillos consejos. No te olvides de buscar en Casa Muebles todo lo que necesitas para mejorar tu baño sin ventanas. ¡Dile adiós a los días encerrado en esa pequeña caja!

Leave a reply

Your email address will not be published.