Si tu color de pintura predilecto es el gris, el beige, crema o el blanco, probablemente ya hayas incorporado estos tonos en el esquema decorativo de tu hogar. Siempre escuchamos que las paletas neutrales son increíblemente fáciles de usar; corres muchos menos riesgos que al incorporar tonos brillantes y vibrantes.

Sí, los tonos neutrales pueden ir con casa cualquier cosa. Utilizar una paleta de colores de este tipo permite que cualquier diseño decorativo sea tan versátil que supere la prueba del tiempo y de las cambiantes tendencias y preferencias personales. Pero a veces esta idea puede ser llevada a un extremo al extremo. Entrar en una habitación decorada con beige, sobre beige, sobre beige, sobre… espera ¿es eso crema? Oh, no. Es beige, otra vez… puede ser bastante aburrido y estéticamente estancado. Con el fin de aliviar ese riesgo, te presentamos una fácil guía para decorar con neutrales en tu hogar, sin desechar la personalidad, el encanto y estilo.

Triplica la textura

La clave para dar a los neutros un toque diferente es agregando textura, textura y más textura. Los colores suaves y delicados se destacan al combinarse de tal manera que se produzca interés visual: áspero con suave, mate con brillante. El contraste de las tablas de madera con una mesa de metal, o el de una lámpara con una suave cama hace de este santuario del sueño un éxito total.

Sé un profesional del color

Estéticamente, suceden muchas cosas en esta pequeña esquina de estudio, pero la delicada selección de relajantes grises neutrales y beiges evita que se vuelva demasiado abrumador. Las sencillas sillas azules agregan un fresco toque de color que energiza la vibra de esta pequeña oficina, e impulsando incluso el flujo de ideas y la creatividad.

Evita la esterilidad

Un espacio completamente blanco, fácilmente puede parecer la habitación de un hospital. Una manera de evitar este indeseado look, es incorporando acabados rugosos, como la madera, el hormigón, o los ladrillos, que crean un efecto totalmente opuesto. Esta cocina tiene muy pocos toques de color, pero sin duda es un impactante diseño, gracias a esos industriales y texturizados elementos.

Juega con la luz y las sombra

Una paleta de colores neutrales no tiene por qué ser pálida. Elige una versión altamente saturada de tu tono favorito y úsala para añadir dimensión y profundidad, como el tempestuoso gris de la imagen, junto a otros colores neutrales más suaves y ligeros.

Aumenta el brillo

Sacude tu paleta de colores con un sencillo pero magnífico toque de metal. Mantén los colores neutros en tu decoración, pero agrega accesorios metálicos en tonos complementarios para agregar una sutil chispa a tu esquema de diseño. Incluso puedes buscar papel tapiz metálico con un poco de brillo y así hacer de una pared el punto focal de tu habitación.

Elige un patrón

Amamos muchas cosas de esta elegante habitación: desde el papel tapiz de seda hasta la mesita de noche azul oscuro, pero los cojines con impresiones geométricas, en definitiva, son los protagonistas de este espectáculo de diseño. Un patrón audaz que fluya con los tonos del espacio puede añadir instantáneamente un golpe de actitud a una habitación neutra.

Sé creativo

Sí, es un consejo obvio, pero vale la pena recordarlo. Las obras de arte cuidadosamente seleccionadas tienen poderes transformadores. En contraste con un telón de fondo gris, una impresionante pieza de arte colorida hace que la habitación cobre vida. El hecho de que los fondos de las imágenes sean un tono similar al de las paredes, sólo mejora el efecto.

¿Quién dice que una habitación de tonos neutrales tiene que ser aburrida? En Casa Muebles puedes encontrar todos los elementos que necesitas para añadir actitud, personalidad y estilo a una habitación de colores gris, crema o blanco. Añadiendo textura, toques de color, metales, patrones y divertidas piezas de arte lograras una habitación tan atrevida y divertida como cualquiera llena de color.

Leave a reply

Your email address will not be published.