Elegir acabados metálicos puede parecer una parte muy pequeña de tu plan de diseño, sin embargo, puede convertirse en un elemento que agregue carácter a tu habitación. Tan sólo un toque de reluciente metal puede transformar cualquier cuarto en un espacio elegante y glamuroso casi al instante. ¡Pero no es tan fácil como parece! Demasiados metales, y tu casa terminará sintiéndose como el cuarto de espejos de una feria. Lograr el equilibrio adecuado en la incorporación de metales a tu plan de diseño es—sin lugar a dudas—todo un arte.

Qué tan cómodo te sientas con esta tendencia dependen en gran parte de tu estilo actual de diseño. Los amantes del diseño moderno probablemente se sienten en casa cuando incorporan metal en su esquema decorativo. Pero incluso una casa rural o rústica puede utilizar los metales para agregar intriga y textura a sus interiores. Sólo hay que saber cómo hacerlo.

Si eres de los que hasta ahora no había prestado mucha atención a los metales, o si después de leer esta introducción te encogiste de hombres por parecerte insignificante, aquí hay 5 buenos consejos de cómo integrar metales a la decoración de tu habitación sin abusar de este magnífico elemento.

Suavízalo

La clave con el uso de piezas metálicas en un solo espacio, incluso cuando se trata de espejos, es mezclarlos con texturas diferentes y más suaves para equilibrarlos. Texturas como el terciopelo y la lana—mucho más finas y delicadas—permiten que el acento metálico contraste y destaque por sí mismo. Ya lo hemos dicho, pero no está de más repetirlo: la clave en el uso de metales es el balance. Siempre incorpora elementos que suavicen el impacto de una pieza metálica en tu diseño.

Mantente neutral

Al incorporar muchas piezas metálicas a una habitación, lo mejor será que mantengas la paleta de colores bastante moderada. Así como cualquier amante del diseño sabe que hay más de un tipo de “blanco”, también existe una gran variedad de metales, y cada uno combina de mejor o menor manera con ciertos esquemas de color. Por ejemplo, el latón va muy bien con colores más obscuros como el negro, azul marino, o el púrpura, mientras que el metal cromado combina con paletas más modernas como el gris, blanco o azul claro. Independientemente del metal que elijas, recuerda que la selección de colores que lo acompañen en tu esquema decorativo tienen que ser los más sutiles.

Mezcla

Este es un viejo debate de diseño. ¿Se debe o no mezclar metales en un esquema decorativo? Nosotros creemos que combinar metales y acabados en tu plan de diseño puede resultar en un efecto bastante elegante. El truco está en encontrar coincidencia entre los elementos que se mezclan. Por ejemplo, el mismo color de metal en diferentes textura o acabados. Por ejemplo, incorporar latón pulido, latón cepillado, y hoja de oro en tu diseño unifica lo diferentes metales a través de un solo elemento: el color oro. Otra opción es la combinación del metal cromado con otros de tono plana, como el níquel cepillado o el níquel satinado. Olvídate de las combinar, y piensa en coordinar.

Empieza con poco

Aunque los techos metálicos y las paredes de papel brillante son absolutamente maravillosos, cuando se trata de introducir metales a tu espacio—especialmente si es tu primera vez—, la mejor manera de empezar es con accesorios, incluso con algo tan sencillo como un juego de té o una bandeja de plata antigua. Un accesorio es—evidentemente—mucho más fácil de cambiar o mover en la habitación para encontrar el equilibrio perfecto. Eventualmente te sentirás más cómodo y seguro de tomar decisiones de diseño más arriesgadas involucrando el uso de metales en tu esquema decorativo. En un futuro no muy lejano, un piso de espejos no te parecerá una opción tan disparatada.

El uso de elementos metálicos en cualquier esquema de diseño—moderno, ecléctico, clásico o rústico—puede transformar una habitación aburrida en un espacio interesante con un sencillo—y brillante—toque inesperado. Además, el uso de piezas decorativas en metal atrae luz a tu habitación, y en la mayoría de los casos, la hacen parecer más amplia y limpia. Siempre y cuando recuerdes estas sencillas reglas cuando busques elementos metálicos para embellecer tu espacio, incorporar metales a tu plan de diseño ya no te parecerá tan intimidante, y sin duda conseguirás un resultado aprobado por los expertos en diseño. ¿Estás listo para agregar metales a tu habitación? ¡Manos a la obra!

Leave a reply

Your email address will not be published.