Como todo en esta era de interminables opciones, pareciera que hay infinitas opciones cuando se trata de elegir un sofá. Tal vez pienses que sabes exactamente lo que quieres, pero una vez que entras a la tienda o empiezas a navegar por internet, los estilos, formas y alternativas para personalizar tu espacio pueden ser verdaderamente abrumadoras. Ahórrate tiempo, dinero, y una potencial sensación de arrepentimiento y sigue estos consejos para tener una idea de lo que quieres—¡y necesitas! —antes de que comience la cacería.

1. Considera el tamaño

Si tienes una sala de estar muy grande, tendrás que decidir exactamente cuánto de ese espacio deseas que tu sofá ocupe. ¿Quieres incluir más de un sillón o sillas? ¿Quieres una pequeña mesa al centro? Si es así, un sofá simple o con una ligera forma en L sea probablemente la mejor opción. Si quieres que el sofá se convierta en el punto focal de la habitación, busca una forma que ocupe mayor espacio y proporciones más asientos. Pero si, al contrario, tu sala de estar es pequeña, lo mejor será ir por un tamaño de sillón proporcional a ella. Con menos espacio, cualquier sofá se convertirá en el foco, por lo que es importante escoger algo práctico, pero con personalidad para que complemente el resto del espacio, como en la imagen:

2. Determina la forma que necesita tu espacio

Ahora que sabes el tamaño de sofá que necesitas, es hora de averiguar la forma que mejor atienda las necesidades de tu espacio. Existe muchas opciones; y aunque la más popular sean los sofás rectangulares, hay otras formas que podrían ser mejores para tu espacio. Una forma en L limpia, como la que ves en la imagen, es ideal para áreas abiertas que necesitan ser divididas, como separar la sala del comedor. Una forma redonda es mejor para un espacio más pequeño destinado a servir como un área de reunión para grupos de personas.

3. Elije la tapicería

¿Cuál es el mejor para ti? Sí, la estética es importante, pero la funcionalidad es clave cuando se trata de elegir un material para tu sofá. A muchos nos encantaría disfrutar de un sofá de gamuza blanco como el de abajo, pero son tan hermosos como vulnerables—eso si tienes mascotas o niños pequeños que pudieran causar daños graves. El cuero, al contrario, está siempre a la moda, resiste al agua, y se limpia muy fácilmente. Es importante que determines tus prioridades al seleccionar el material de tapicería para tu sofá, ¿estilo o practicidad? No necesariamente es una cosa por la otra, pero debes de tener claro los riesgos y beneficios de cualquiera que sea el tapiz que elijas.

4. Elige un color

¿Brillante, con diseños, o neutro? ¡No tengas miedo a intentar cosas diferentes! Te sorprendería el toque personal que un sofá de color vibrante o con un diseño divertido puede agregar a tu habitación. Y, si aún te sientes muy nervioso de experimentar, siempre puedes dejar los detalles de color a los cojines. Mira cómo el toque de color de los vibrantes cojines en la imagen, transforma por completo la sala de estar. Así, añadirás un toque de diversidad a la sala de estar de una manera muy sutil, y podrás sentirte seguro de que el color y diseño de tu sofá no una elección demasiado arriesgada.

El sofá es una de las piezas principales en una sala de estar y tiene que ser bien elegida. Escoger el sofá perfecto es resultado de un cuidadoso análisis de la habitación, su diseño, la decoración, e incluso de las necesidades de quienes con frecuencia ocupan este espacio. Ya sea que necesites un sofá pequeño o grande, rectangular o en forma de L, de gamuza o de cuero, o neutral o colorido, todas las opciones podrás encontrarlas en Casa Muebles. Un sofá podría acompañarte por muchos, muchos años. No querrás equivocarte, ¿cierto? Sigue estos sencillos consejos y encuentra el sofá perfecto para ti.

Leave a reply

Your email address will not be published.