Una mesa de centro es muchas cosas: un espacio para poner tu bebida, una pieza para reposar tus pies, el lugar para colocar tu control remoto, y—por supuesto—una hermosa adición decorativa a tu sala de estar. O al menos, tiene el potencial de ser todo eso. Si no tienes cuidado, tu mesa de centro también puede convertirse en un lío desordenado, o una monótona decepción si tienes miedo a ser un poco más creativo. Para ayudarte a lograr éxito con el estilo de tu mesa de centro, hemos reunidos algunos consejos útiles para ayudarte a dominar el arte de decorar una mesa de centro.

La regla de 3

Como muchas otras cosas que tienen que ver con diseño, tres un número poderosos para darle estilo a tu mesa de centro. No importa cuál sea el tamaño o la forma de tu mesa, una colección de tres elementos es una fórmula infalible. Ten en cuenta que esta “regla” de tres en realidad sólo es una guía, y no una ley estricta. Y a veces, esos tres elementos que componen tu esquema decorativo pueden ser más complicados de lo que parecen.

Por ejemplo, aquí el jarrón es un artículo, el pequeño plato es otro, y el par de candeleros es el tercer elemento. Obviamente esa colección cuenta con cuatro artículos—e incluso más si consideras cada flor—pero los artículos aún se sienten como un conjunto de tres, y agregan un look muy elegante a la habitación.

Aquí, tres pequeños grupos de artículos se extienden sobre una mesa de mediano tamaño. A pesar de que técnicamente son más de tres elementos, los grupos pequeños están lo suficientemente espaciados como para distinguirse claramente uno del otro. Esto da a la mesa de centro un toque mágico: la decoración no es perfectamente simétrica, pero visualmente está muy bien ordenada y equilibrada.

¿Pero cómo saber qué elementos elegir y cómo acomodarlos? Aquí tienes algunas ideas que pueden servirte en muchos y diferentes escenarios.

Cómo aplicar la regla de 3

Utiliza libros

Hay varios artículos en esta mesa de café bien decorada, pero visualmente aún es bastante ordenada y organizada. Esto se debe a que el diseño tiene estructura gracias a que están colocados sobre pilas de libros, lo que crea distinción entre los tres grupos individuales. Los libros son una increíble base para decorar. Para hacerlo más fácil, comienza con tres libros de aproximadamente el mismo tamaño, y apila artículos pequeños sobre ellos. Incluso puedes volver a aplicar la regla de tres en cada nuevo subgrupo para hacer tu diseño más divertido.

Círculos y cuadrados

Los libros agregan una estructura elegante, pero si todos los elementos en la decoración de tu mesa de centro son rectangulares, el look puede llegar a sentirse demasiado cargado. Aquí es donde entra la figura del círculo. El juego de curvas elegantes y esquinas rectangulares es una combinación clásica que añade estilo a tu mesa de centro de manera muy sutil. Prueba con un tazón, vela o pisapapeles circular sobre elementos cuadrados como un libro o una carpeta. De esta manera romperás la rigidez de las líneas rectas y añadirás interés visual a la decoración de tu mesa.

Juego con las alturas

Otra manera de agregar energía al diseño de tu mesa de centro es jugar con los elementos que añadas. La regla de tres también puede aplicarse aquí. Trata de alcanzar tres alturas diferentes, usando piezas de distintos tamaños o colocándolos en diferentes alturas. Poner la pieza más alta en medio puede crear una simetría agradable, pero una asimetría intencional también puede ser cautivadora. Mientras que añadas altura a los elementos de tu mesa de centro, toda la decoración se sentirá más dinámica e interesante.

Plantas y velas

Las plantas y las velas son dos claves de diseño que ayudarán a tu mesa de centro a tener un mejor estilo. Las plantas—flores, un cactus exótico, o cualquier otra—pueden ser el toque de color en tu esquema decorativo, mientras que el metal de un candelabro puede agregar un maravilloso toque de metal. ¡Y juntos son todavía mejor! Un toque orgánico en contraste con una pieza manufacturada como un hermoso candelabro metálico son la combinación perfecta para agregar carácter y estilo sin mucho esfuerzo a al esquema decorativo de tu mesa de centro.

Estos elementos son solo algunos de los muchos que puedes utilizar para seguir la fórmula del 1-2-3 en tu mesa de centro. Un libro grueso, una planta, y un candelabro con velas de diferentes tamaños sobre una carpeta circular pueden ser todo lo que necesitas para agregar personalidad a una mesa de centro que de lo contrario sería solo un mueble más en tu habitación. En Casa Muebles puedes encontrar todos los elementos que necesitas para encontrar tu propio estilo para tu mesa de centro. Y recuerda, cuando se trata de diseño ¡todas las reglas están hechas para romperse!

Leave a reply

Your email address will not be published.