Decorar una casa puede ser bastante caro, aunque no necesariamente tiene que dejar en ceros tu cuenta bancaria. La mejor manera de decorar sin sobrecargar tu presupuesto es mezclando artículos de calidad—generalmente más caros—donde realmente importa, con artículos más económicos donde no. En resumen, la clave del diseño está en encontrar el perfecto equilibrio entre los “derroches” y los “ahorros”. Por lo general, las piezas focales de una habitación absorberán la mayor parte de tu dinero, mientras que las pequeñas piezas que complementan el diseño te ayudarán a ahorra y rescatar tu presupuesto.

Por supuesto, decorar nuestra casa es un proceso extremadamente personal. Estamos creando el lugar perfecto para escapar, para tiempo, vivir la vida y crear recuerdos. Y con tantas cosas hermosas que prende la chispa de nuestra inspiración—gracias, Pinterest—¿cómo podremos saber dónde ahorrar y dónde gastar un poco más? Las prioridades de todos difieren, pero cuando se trata de artículos más caros, estos son en los que—sin duda—deberías “derrochar”:

1. Sofá

Esta es una de las piezas más importantes que puedes comprar para tu casa. Un buen sofá tiene que ser muchas cosas: cómodo, elegante y capaz de aguantar una, dos, ¡o hasta tres décadas! Obtener todas estas cosas en una sola pieza, generalmente significa invertir un poco más, pero seguramente valdrá la pena. Busca algo hecho con materiales de alta calidad—madera, tapiz, resortes—y elige un estilo clásico para que, aunque pasen veinte años—con tela nueva y un look renovado— tú y tu familia sigan disfrutándolo.

2. Pieza de iluminación

Cuando se trata de embellecer y darle personalidad a un espacio, una deslumbrante pieza colgante de iluminación hace maravillas para mejorar el aspecto de una habitación—y todo lo que hay en ella—. Además, un accesorio con múltiples bombillas enriquece el esquema de iluminación de cualquier espacio. Ya sea que prefieras un estilo modernista o un candelabro tradicional, una pieza de iluminación atractiva es un punto focal natural que le dará carácter a tu habitación, aún y cuando el resto del mobiliario sea sencillo.

3. Mesa de Comedor

Las mesas de comedor son grandes piezas de muebles que pueden durar por generaciones—tal y como tu sillón. Por lo tanto, las reglas son las mismas: Busca algo que no sólo sea de buena calidad, sino que pase la prueba del tiempo. Un estilo clásico de madera oscura—que fácilmente puede incorporarse a cualquier esquema de diseño, incluso los más modernos—puede funcionar con muchos tipos de sillas. Éstas probablemente cambien a lo largo de los años, por lo que puedes comprar modelos más baratos y así ahorrar algo de dinero. Gasta en la mesa, ahorra en las sillas.

4. Colchón

De todos los muebles en tu casa, el colchón probablemente sea el más digno de un derroche de dinero. Después de todo, pasamos un tercio de nuestras vidas en la cama, por lo que es muy importante tener un colchón cómodo. Y no sólo eso, sino que juega un papel importante en tu salud y estado de ánimo. Asegúrate de probar varios modelos para determinar lo que mejor se adapte a tu cuerpo y a tus expectativas de comodidad. Siempre compra el mejor colchón que puedas pagar—¡sin excepciones!

Comprar piezas de decoración más caras de lo que estás acostumbrado a ganar puede parecer poco atractivo. Pero, si buscas piezas de buena calidad, no sólo embellecerás tu dormitorio, sala u oficina, sino que estarás invirtiendo en mobiliario que te hará feliz por un largo, largo tiempo. Ahora que sabes en qué sí se vale gastar un poco más, echa un vistazo a Casa Muebles, donde encontrarás la mejor variedad de muebles de calidad y con estilo. ¡Una inversión en tu hogar es una inversión en ti mismo!

Leave a reply

Your email address will not be published.