Un cuarto pequeño puede ser un verdadero desafío cuando se trata de decoración. Mientras que un típico dormitorio principal es lo bastante grande para acomodar armarios, lámparas y cómodas, un segundo o tercer dormitorio suele ser tan pequeño que apenas y hay espacio para una sencilla cama individual y—con mucha, mucha suerte—un poquito más. Es así que los cuartos pequeños a menudo terminan siendo espacios con poca personalidad por miedo a agregar demasiadas cosas y “encogerlos” visualmente.

Seguramente más de una vez imaginaste que ese cuarto extra sería una hermosa habitación de huéspedes, una oficina, o tal vez un salón de lectura o televisión donde podrías llegar a relajarte y descansar. Pero ahora, por miedo a atiborrar el minúsculo espacio, ese sueño se ha visto reducido a un simple armario sucio y olvidado que acumula viejos aparatos de ejercicio, envases de conservas, y otros tiliches que ya no usas. En fin, tu precioso cuarto extra es ahora un vertedero de la basura olvidada que acumulas en casa. ¡Pero qué tristeza!

Para tu fortuna, ese escenario no tiene por qué ser un presagio, sino una llamada de advertencia. ¿Cómo podrías aprovechar al máximo cada centímetro de ese cuarto y así asegurarte de darle un buen uso? Estos son algunos consejos de lo que debes hacer para lograr que una pequeña habitación se convierta en un espacio hermoso y funcional.

Muebles multifuncionales

Cuando se trata de espacios pequeños y muebles, elije piezas más grandes, pero en cantidades menores. Muchas pequeñas piezas pueden crear desorden visual. Pero uno o dos muebles grandes y multifuncionales harán parecer tu espacio mucho más amplio y ordenado. No llenes tu espacio de compras impulsivas, en su lugar, asegúrate de que cada pieza tenga un propósito bien definido. Por ejemplo, un librero puede funcionar como la cabecera de tu cama, una mesa de noche, y, por supuesto, el hogar de tus libros… ¡todo en uno!

Colores simples

Demasiados colores pueden fragmentar visualmente tu espacio, lo que disminuirá considerablemente el tamaño de tu dormitorio. En términos simples, no utilices más de tres colores por habitación. Los tonos neutrales y sencillos, principalmente en las paredes, reflejan la luz, lo que crea una ilusión de amplitud. Deja los colores brillantes para los pequeños detalles decorativos, como una pared de color vibrante que sea el punto focal de la habitación. La sencillez visual expandirá tu espacio.

Luz abundante

¡Abraza la luz natural! Esta ayudará a tu pequeña habitación a sentirse ligera y ventilada. Crea la ilusión de ventanas más grande colgando cortinas más arriba del marco de la ventana y extendiendo los paños más allá de su ancho. Además, evita un efecto pesado y mejor opta por telas ligeras para vestir tus ventanas. Y si tu habitación no puede aprovechar la luz natural, ¡no te preocupes! Una buena iluminación artificial es la mejor alternativa. La iluminación es un factor clave para crear un ambiente elegante y fresco.

Espejos y superficies reflejantes

Crea la ilusión de mayor espacio en tu habitación con espejos y toda clase de superficies reflejantes. No por nada se ha convertido en un truco clásico de decoración, ¡siempre funciona! Una pared de espejos no solo es una sutil y elegante adición en cualquier espacio, también puede reflejar luz y hacer que una habitación pequeña parezca el doble de su tamaño. Pero asegúrate de mantener tu espacio en orden, ya que el reflejo de tu desorden sería ¡doblemente fatal!

Aun a veces pueda parecer frustrante y desafiante, planear la organización y decoración de una habitación pequeña puede ser—honestamente—bastante divertido. Si después de leer esto sientes arder la chisma creativa dentro de ti, visita Casa Muebles y encuentra todo lo que necesitas para transformar ese sucio closet en una hermosa y funcional habitación. Y por supuesto, no te olvides de seguir estos consejos y técnicas para hacer de tu pequeño espacio un retiro de ensueño.

Leave a reply

Your email address will not be published.