Simplicidad. Si tuviera que elegir la palabra que mejor describa a la decoración de interiores de estilo modernista, esa palabra sería simplicidad. Por supuesto, eso no significa que deba ser aburrido y frío; las líneas limpias, una paleta de colores neutros, la combinación de formas geométricas y la mezcla de texturas son todo menos aburrido. ¡Al contrario! La decoración moderna es cálida, acogedora y perfectamente elegante, apropiada—o ideal, si a mí me lo preguntan—para oficinas, salas de estar, tiendas, dormitorios, y, en fin, cualquier espacio.

Para lograr el look perfecto de un espacio contemporáneo, es importante apegarse a algunas reglas básicas:

1. Simplicidad

Recuerda la palabra que mejor describe a un esquema de decoración moderno y asegúrate de incorporarlo en tu espacio. No hay necesidad de que la habitación sean cuatro paredes planas y una silla para sentarse al centro. No te vayas al extremo. La clave está en mantener las cosas tan despejadas como sea posible. Científicamente se ha demostrado que el desorden puede llevar al estrés, así que mantener una decoración simple podría aliviar alguna que otra tensión en tu vida.

2. Funcionalidad

No sólo las habitaciones deben ser simples, con líneas limpias y accesorios minimalistas. También deben de ser funcionales. Por supuesto, la funcionalidad varía mucho de una habitación a otra, pero al entrar a un espacio, acceder y utilizar los elementos en ella debería de ser una tarea fácil. Es así que, por ejemplo, una cocina contemporánea debe tener un amplio espacio de trabajo, con todos los utensilios al alcance de la mano.

3. Espacios abiertos

Aunque tu hogar u oficina sea una habitación pequeña o con muros, puedes lograr este efecto con una buena distribución. Los espacios vacíos en los muros y entre los muebles son tan importantes como las áreas con objetos. Menos es más, esa es la clave. Así, cada pieza destaca de manera única e individual y creas la ilusión de un espacio abierto y fluido.

4. Colores

Neutros, blanco y negro son los colores principales en un estilo contemporáneo. Sin embargo, esta paleta generalmente se complementa con un acento de color brillante que le dé carácter al espacio. Si las paredes son neutras, resultan un telón de fondo maravilloso para accesorios de colores atrevidos. O, al contrario, si una pared es de un color audaz, los neutrales deberán de utilizarse por todas partes para balancear los tonos. El balance ente neutros y colores le dará a tu espacio una personalidad impactante.

La creación de un esquema decorativo moderno no tiene por qué ser difícil. Ni siquiera costosa. En resumen, la simplicidad, la funcionalidad, los espacios abiertos, y el balance de colores es todo lo que necesitas para decorar tu espacio. Si recuerdas estas sencillas reglas, antes de que te des cuenta, tendrás una decoración moderna, fresca y elegante.

Leave a reply

Your email address will not be published.